Feria Internacional de Benicàssim [entrada de día]

Echémosle la culpa a la crisis. Será por ese motivo por el que los españoles no han comprado abonos para uno de los festivales más decanos de la ruta de festivales. Pero claro, a los inglesitos sus semana de vacaciones les cuesta una entrada de 150 libras, un lowcost que puede rondar las 50 libras si lo reservan con tiempo y lo que te gastes comprando la comida en los supermercados del pueblo que ahora hacen su julio cuando antes hacían su agosto. Para todo lo demás, martercard.

El caso es que ha habido merma de asistencia y merma técnica: sólo el escenario principal tiene un par de pantallas a sendos lados y su correspondiente equipo técnico. También han ahorrado en carpas, supongo que por un doble motivo: para ahorrar en costes [una carpa puede rondar los 6000 €, la más barata] y para que quepa más gente [precisamente este año que es cuando más anchos hemos estado]. Todo esto ha hecho que nos enfrentáramos al Fibheineken2010 como si esta fuera su primera edición.

Sin colas para retirar la pulsera [nos comentan que la gente va a ponerse la pulsera de día incluso a las 2 a.m.], convenientemente cacheados [aunque eso no impide que podamos beber más barato], emocionamos cuando pisamos el logo del Fibheineken gigante que hay a la entrada como si fuera la primera vez [y ya van 11] y observando los cambios en la estructura. Lo más destacable una diminuta carpa pop patrocinada, una vez más, por Jack Daniel’s, el “pulpo” [no el cansino del mundial si no la famosa atracción que, además, nos recibió con música de Lady Gaga], una churrería [sí, sí: una CHURRERÍA en el fib!!!] e inglesitas a lo Sarah Ferguson. Atrás quedan los años en que el Fibheineken era un referente estilístico para todos, ahora la camiseta sobra y cuanta menos ropa mejor.

A la izquierda, nada más entrar, quedaba el escenario más pequeño del Fibheineken al que, como hemos dicho, habían despojado de su carpa. Sobre él, una chica rubia, un tipo con una guitarra y mucha música saliendo por los altavoces. Vamos, que llevaban todas las bases enlatadas abaratando así el coste de su show. Eran JJ. Durante el concierto, uno de los asiduos al festival nos contaba que lo de el jueves había sido un absoluto desastre, destacando como conciertos que más le habían gustado a El Hijo y Love of lesbian [y yo pensé: sí que ha debido estar mal, sí…]

Con el sol a punto de ponerse abrieron las actuaciones del escenario verde, ese escenario que otrora veía a gente haciendo cola para conseguir los mejores sitios o que observó atónito cómo se montaba y desmontaba en unas horas la escenografía de Morrissey. Los gallegos defendieron sus canciones ante un público mayoritariamente español que observábamos desde donde quisiéramos el concierto. ¡Era tan fácil llegar delante! Sonaron, entre otras, “Año santo”, “De la monarquía a la Criptocracia”, “El fantasma de la transición” [la excusa para el enfervorecido debate] y “El himno de la bala”. Incluso se atrevieron con un bis, que en este tipo de eventos no obedecen a ningún tipo de improvisación, “porque habéis insistido”.

Antonio Luque atardecía a la vez que lo hacía el cielo de Benicassim [o Benicassím, como dice el director del certamen] y nos dejaba uno de los conciertos más exquisitos que le recordamos. Eso sí, con los fibers de otros países ingiriendo en el camping todo el alcohol que habían comprado en el súper, a la espera de que llegara el primer internacional [¡cómo hemos cambiado!].  Con la larguísima barba a la que nos tiene últimamente acostumbrados perpetró “Tímidos”, “Del montón”, “Ni los sé ni lo quiero pensar”, “Los ángeles”… Antes de terminar, parte del público se iba desplazando al escenario verde o al concierto que uno de los integrantes de Maga [otro de ellos estaba con Sr. Chinarro] daba en la carpa Jack Daniel’s sin que muchos de los asistentes nos enteráramos.

Julian Casablancas recurrió a canciones de The strokes para animar al personal. Pero es que, claro, un solo disco no da para mucho. Nosotros lo pasamos bien, bailamos un rato entre litro de cerveza, litro de cerveza y otras sustancias y vimos cómo cantaba entre el público o cómo se subía por los laterales del escenario principal del Fibheineken 2010.

Hot chip ya nos habían hecho disfrutar, y mucho, en el SOS4.8 por lo que éste era uno de esos conciertos que no nos queríamos perder. Gran acierto. Sin duda, fue el mejor concierto de la noche incluso cuando sonaban las canciones más lentas. Terminaron con “Ready for the floor” haciendo enloquecer al personal, pero antes habían echado mano de “Boy from school, over and over, “Brothers”, “We have love” o “I feel better”. Echamos de menos que el doble de Josie cantara “She wolf”, pero no todo podía rozar la perfección. A destacar, pero siempre por debajo de la calidad y diversión del conciertazo, los dos maromos desnudos que se subieron a hombres de sus amigotes enseñando la parte de atrás y dejando entrever la parte colgandera. Lamentablemente estábamos detrás de ellos y no tuvieron la genial idea de girarse.

Nos costó abandonar el escenario verde, y no lo hicimos hasta que los londinenses acabaron,  pero en la otra punta nos esperaba la más grande: Allison Goldfrapp salió vestida con algo parecido a los papelillos plateados que arrojó en forma de confeti hace 7 años cuando puso el excelente broche final al Fibheineken 2003. El resto de la banda llevaban unos modernacos trajes a rayas plateadas y negras de patrón irregular. Por suerte, ni “Alive” ni “Rocket” fueron las primeras del repertorio en el que, desgraciadamente, no incluyeron “A & E” ni ninguna canción de su fantástico disco “Felt mountain” pero es que ya estábamos de subidón y nada nos podía parar, ni a nosotros ni a los guapos de nuestro alrededor.

De nuevo nos fuimos corriendo al escenario verde donde nos esperaban los neoyorkinos Vampire weekend [por suerte en el Fibheinken no hay “escenario mordor” y con la merma de asistencia se llega rápidamente]. A pesar de generarme la enemistad de mucha gente creo que Vampire weekend son un grupo sobrevalorado. He de reconocer que me gustan algunas canciones pero son más las que no me llegan. Sonaron correctos, y ya, llevándose la palma de su show “A – Punk”, “Diplomat’s son” y “Giving up the gun”. En el bis, el homenaje a la tierra, “Horchata” y “Walcott”.

La opinión está dividida: para muchos Peter Hook hizo un maravilloso concierto y para otros fue una auténtica catástrofe aunque todos coinciden en que el bajo que le colgaba de los hombros no lo tocó en ningún momento de su actuación. Eso sí, parece que cuando sonó “Love will tear us apart” todo el mundo rozó el éxtasis colectivo. Nosotros nos lo perdimos.

Calvin Harris tocó rodeado de una excelente banda que le ayudó a contagiar al personal todas las canciones que sonaron entre las que se encontraban “I created disco” o “Ready for the weekend”. ¡Subidón! ¡subidón!

Tampoco nos atrajeron lo suficiente Dj Shadow en el escenario verde ni nos volvió loco la diminuta carpa pop. Ya eran las 6 a.m. y nos hacemos mayoras.

No nos daba mucha envidia la jornada del sábado [los que asistieron dijeron que no hubo absolutamente nada destacable] y sí  un poco la del domingo que ni siquiera seguimos, perroflautas, desde la montaña. Esperaremos futuras críticas del Fibheineken 2010 en el formato que vengan y para el año que viene…aún quedan 12 meses.

por Víctor

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo críticas, festivales

5 Respuestas a “Feria Internacional de Benicàssim [entrada de día]

  1. víctor

    Me gusta tu comentario acerca de lo que era, es y será el festival internacional de Benicassim. Yo asistí el domingo y lo cierto es que demasiadas cosas han cambiado quizás a peor…pero yo hago una reflexión…….¿puede el FIB mantenerse con los pilares de la música Indi que se hace en nuestro país???? de verdad merecen Parade estar en un festival de esa magnitud??? ¿cuántas veces hemos visto a Señor Chinarro???? yo creo que deberíamos aprender de los ingleses en una cosa, quizás la primordial…hacer música fresca, divertida y de calidad…..
    Más Mendetz y menos Parades….

  2. Nacho B

    Javi, Stephen Hawking predijo todo esto

  3. víctor

    Nacho…perla….sé que te encantan Parade…y me encanta que te encanten…..viva la diversidad de gustos….por eso tú eres gay y yo no……

    😉

  4. Nacho B

    Como dijo ayer María del Monte: eso forma parte de mi intimidad.

    De todos modos Parade no es gay.
    ¿Y qué tiene que ver que sea uno gay para que le guste o no Parade?
    Y esa frase te ha quedo muy Rosa Benito, perdona que te diga.

  5. víctor

    Rosa Benito me encanta!!!!!!!

    No te martirices Nacho….nosotras las modernas estamos siempre poniéndo a caldo la música mainstream….es hora de poner a caldo a los puristas del indie…..a mí el undreground ya no me interesa…me aburre…está lleno de quejas y caras con color de erupto ágrio……igual que la gente se da a la bebida yo me voy a dar a Beyonc…..y si me gusta Beyonc no me pueden gustar Parade….pero te prometo escucharlos más para poder decirte algún día que me encantan….

    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s