ZUMOfestival

Carril de Don Felipe, instalaciones deportivas [Villanueva de la Jara] > 30.07.2010

Desde hace seis años se celebra en la vecina localidad conquense el ZUMOFESTIVAL, una iniciativa organizada por Aníbal Gómez [Ojete Calor, Insulina & the Pony girls, el verdadero Mario Vaquerizo] . En anteriores ediciones han actuado Chico y chica, Hidrogenesse, La casa azul o la concesión en forma de Amaral posicionando la Mancha en el hueco moderno donde hace algunos años la situó el Mira! una moderna.

Gracias a su participación en Muchachada Nui, Aníbal puede contar cada año con parte de la factoría chanante. En la edición de 2010 le tocaba presentar al productor y socio de Hill Valley, Flipy, y recibir el premio de este año [segunda edición, el primero recayó sobre Álex de la Iglesia] y pinchar en el fin de fiesta al creador de todo el universo chanante, Joaquín Reyes.

El ZUMOfestival comenzó con bastante retraso. Si la hora prevista de inicio era a las 10.30 pm. sobre el escenario no apareció el “graciosete” de El hormiguero hasta poco antes de las 12. Supongo que el viento hizo también de las suyas durante las pruebas de sonido. Flipy tuvo su momento. Me refiero a que hace unos años me hacía bastante gracia. Ahora no tanto pero lo cierto es que había bastante gente en sus sillas divirtiéndose con las gracietas y con la multidisciplinaridad del festival.

Flipy dió paso a un grupo de teatro, Salamanca Spasmo, que en los interludios realizaban su show de sin voces al estilo Tricile y los colosales Yllana pero corriendo peor suerte. La primera de las “performace” fue bastante divertida pero el resto flojearon [siempre ante la subjetiva mirada de éste que escribe, porque el respetable parecía disfrutar y mucho]

Manchabrass deberían llamarse Manchabrasas. Tienen a su favor tener entre sus filas a Julián López que adereza la tediosa actuación pseudocircense con chascarrillos y chistes chanantes. La gracieta vino de la mano de una versión de “The final countdown” de Europe con instrumentos de viento. El destrozo lo protagonizó la versión que hicieron de “The girl from Ipanema” ataviado el “líder” de la banda con una máscara mejicana y tocando las maracas con la poca gracia con la que cantaba. Tremendamente olvidable.

Astrud presentaban su experimento junto con el Col.lectiu Brossa [basura]. Un formato que ya habíamos podido disfrutar en el Lemon Pop y que hace sonar las fantásticas canciones de la banda catalana con instrumentos clásicos que incluyen el violín, el chelo, el acordeón, la viola de rueda o la percusión.

Genís brincó de un lado al otro del escenario con sus flamantes tacones y anunció que cantarían 14 canciones. Aún recuerdo aquel concierto en el summercase cuando Genís dijo las canciones que cantaría, con la que empezarían y con la que acabarían porque “no nos gustan las sorpresas, nos parecen una forma de violencia gratuíta”.  En el concierto de Villanueva de la Jara sonaron: “Por la ventana”, “Europa”, “He vuelto”, “Me afecta”, “Minusvalía”, “La última”, “El vertedero de Sao Paulo”, “Todo nos parece una mierda” [aka “Todo nos parece una estufa”], “Noam Chomsky” y en el bis “Miedo a la muerte estilo imperio” y “Hay un hombre en España”. En total, 11 canciones. Se olvidaron 3 pero, ante las continuas quejas por la ventisca, suponemos que es comprensible. ¿O no? Manolo sólo cantaba y Genís sólo tocaba un “instrumento” atronador del que, en mi opinión, abusó durante todo el concierto y cuyo nombre desconozco aunque era una suerte de theremin modernizado.

No fue su mejor noche. El viento deslució un concierto que, os aseguro, es absolutamente hipnotizador. Por suerte, tendremos suerte de disfrutarlos en numerosos conciertos presentando lo que será su próximo flamante nuevo disco en el que recogen l este nuevo formato de la mano de elefant y un par de canciones nuevas. Parece ser que verá la luz en octubre.

Se bajaron del escenario y cedieron el puesto a Aníbal [Ojete dj] acompañado de Joaquín Reyes que, tras solventar unos problemas con el micrófono [¡¡¡dichoso micrófono!!!] empezó por el final: con las canciones más electrónicas. Cuando el chanante introdujo algunas canciones, la sesión mejoró: hip hop, Franco Batiatto, la al parecer ineludible “Common people” de Pulp [lo mismo soy yo…], Chimo Bayo, “Telephone” de Lady Gaga…Como sabéis, no somos amigos de los micrófonos en las  sesiones y las arengas al público asistente, pero Aníbal no abusó de ellas y cuando habló fue bastante divertido. Abandonamos el recinto mientras los asistentes bailaban “Viaje a los sueños polares” de la mano de La casa azul iniciando nuestro particular viaje de vuelta hacia lugares mucho menos exprimidos a los que ofrecía el ZUMOfestival del que esperamos ya su séptima multidisciplinar edición.

por Víctor

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo críticas, festivales

Una respuesta a “ZUMOfestival

  1. Tang de Naranja

    No estuvieron bien, las cosas como son. Incluso así, cantar a grito pelado esas letras, mirar a Manolo y Genís y estar con la gente que estaba allí es tan terapéutico que fue una buena noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s