Alfaro en Albacete

19.03.2011 > Velouria [Albacete]

Escribir la crónica del concierto de uno de los músicos que más has admirado durante toda tu vida resulta muy difícil. Y más cuando ese concierto te ha parecido regular en algunos momentos. Supongo que la culpa es del formato: en mi particular opinión, no todas las nuevas canciones de Fernando Alfaro están preparadas para sonar en acústico, pero las que lo están son la polla [perdón].

Los que estuvieron en el concierto de La Roda o conocen a alguien que estuvo en el concierto de La Roda [3 € con consumición en el Ocho. ¡Bravo Mario!] sabían que lo que iban a escuchar en el concierto del Velouria eran las 10 canciones que contendrá “La vida es extraña y rara” [menos una], su nuevo disco.

El concierto, que había vendido todas las entradas, empezó tarde [con lo que queda demostrado que no es una característica de unos pocos bares a los que hace tiempo colgamos el sambenito], concretamente 45 minutos más tarde de la hora que venía en la entrada.

Empezó el show con “Los héroes podridos” de la que contó que la compuso cuando ocurrió todo aquello de el profesor Neyra que ha evolucionado como un Pokemon [sic]. Después llegó el turno a una de las mejores composiciones del disco, por lo menos en una primera escucha: “El dolor del miembro fantasma” una canción que dijo que creó cual canción infantil al estilo “con el dedo, dedo, dedo, con la mano, mano, mano…”. Continuó con “El último crooner santo” mientras sorbía un gin tonic, la gente comenzaba a hablar tímidamente y Alfaro entonaba unos “uuuuaaaah” tan desafinados como los gorgoritos de una primera gala de OT. Cuanto menos paradójico.

En la siguiente canción Fernando Alfaro nos propuso que le hiciéramos los coros que en el disco hace un niño por lo que no nos resultaría difícil. El experimento, para mi sorpresa, resultó bastante bien y no eché en falta un coro acompañando al cantante y a su guitarra. La canción era “Un viaje largo, largo”. Llegó el turno de una vieja conocida “Himno del caminante kamikaze”. [Apunte: tanto esta como otras canciones que tendrá el nuevo disco de Fernando Alfaro habíamos tenido la suerte de oírlas en “Habitación 237”, el espectáculo que el Laboratorio de creación Abycine y el ex – Surfin’ Bichos pusieron en marcha en Abycine 2009.  Por aquel entonces uno pensaba que las canciones las compuso para el show de Kubrick pero oyéndolo últimamente en entrevistas uno no sabe si las canciones estaban ya compuestas y le casaban fenomenalmente bien en el espectáculo del director o si las compuso ex – profeso para el mismo. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?]. Con el subidón en el coro de su antecesora nos pidió que le hiciéramos la percusión en esta canción. Pero no era tan fácil como repetir “caminaré, resistiré,…” así que dijo que la haría él “que para eso me pagan”. Aplaudimos antes de tiempo.

La siguiente fue “Teléfono de atropellados” que presentó como “una canción dentro de una canción dentro de una canción” y donde nos encontramos a un Alfaro hablando de la vendimia y componiendo letras algo más costumbristas a las que nos tiene acostumbrados en una canción que nos recuerda, y mucho, a la última etapa de Surfin’ Bichos [aquella de “El infierno B. Rarezas”] sin olvidar sus referencias religiosas.

Con “Extintor de incendios” [otra de las canciones que sonó en “Habitación 237”] nos quitamos el sombrero. Si bien muchas de las canciones, a mi parecer, no hacían justicia sin un acompañamiento, ésta puede sonar en acústico perfectamente. Pelos de punta, carne de gallina.

Tras el “single” [o cuanto menos la canción que hemos oído más antes de la salida del disco], la recta final: “Hijo de perra”, “Gol psicológico” y “Camisa hawaiana de fuerza”. El público, que en su mayoría disfrutó muchísimo con el concierto, empezaba a abandonar la sala pero Alfaro nos había reservado dos delicatessen como postre: “Hermanos carnales” y “Fuerte” con esa suerte de “wannabes” coreándolas, para bien o para mal, a grito pelado para demostrarnos que son indies y ante la mirada impasible y cómplice de sus excompañeros Joaquín Pascual y Carlos Cuevas. Momento mágico.

Apenas 50 minutos después terminaba el concierto. En la primera fila parecía que se guardaba silencio ante uno de los grandes [algo no muy usual en las salas de esta ciudad] aunque parece ser que, en la parte de atrás, hay gente que sigue yendo a los conciertos a dejarse ver y a hablar con sus amigos. ¡Con la de bares que hay en la calle concepción!

Según el propio Alfaro, lo del Pub Ocho [La Roda] y lo de Velouria [Albacete] eran un par de pruebas, un rodaje, para ver cómo funcionan las nuevas canciones en su tierra, donde siempre será bien recibido. Ahora sólo queda esperar que en un futuro, que esperamos no sea muy lejano, podamos disfrutar de este nuevo disco en el formato que se merece.

Podéis leer otra visión del concierto aquí donde cuentan que “El propio Joaquín Pascual aseguraba a la salida del recital que éste había sido, de largo, el mejor de los conciertos que han tenido lugar en el Velouria, y razón no le faltaba.”

El próximo 5 de abril, Fernando Alfaro presentará algunas de sus canciones en los conciertos acústicos que ofrecerá en el programa de R3 “Hoy empieza todo”.

por Víctor

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo conciertos, críticas

2 Respuestas a “Alfaro en Albacete

  1. pablo

    Gran cronica, Victor.

    Como me gustaria haber estado alli.

  2. Pingback: Ponga un Sufjan en su vida | suburbianovaonda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s